/page/2
http://video.google.com/videoplay?docid=6470673178974656085

“Amarillo By Morning”, por Spike Jonze

[F]or the individual discipline himself until his suffering no longer opens onto the precipitous road of grief, but instead onto the ascending path of revolt.
– Walter Benjamin

Žižek | What does it Mean to be a Revolutionary Today?

En los primeros Nocturnos [de Nostalgia de la muerte, 1938] aparecen objetos, seres y materias –estatuas, sombras, muros, espejos, mármol, humo, esquinas, escaleras, calles desiertas– que recuerdan no tanto a los poetas como a un pintor: Chirico. El nombre de Chirico nos lleva de nuevo al sueño y al surrealismo. En Chirico no hay automatismo pictórico sino una visión en la que se yuxtaponen, enfrentan y coexisten distintas realidades y distintos tiempos. Esa es la átmosfera que a veces evoca [Xavier] Villaurrutia en los Nocturnos. Una “voz perdida incendiando una calle”, una estatua que se levanta y grita sin gritar, un cielo que es un suelo que es un espejo que duplica no los cuerpos sino las palabras. Todo tiene, como en Chirico, una solidez casi mineral y, al mismo tiempo, la consistencia de los sueños. Cada poema es un dibujo de líneas precisas que evocan estados confusos y ambiguos.
– Octavio Paz, Xavier Villaurrutia: en persona y en obra, FCE, 1978.

Bruno Latour: Nature, Space and Society

«Al estallar y revelarse nacionalmente como una fuerza social distinta, una parte importante de la naquiza en [el festival de rock de] Avándaro y a partir de Avándaro logra fijar su propio contenido utópico: no se identifican con los ídolos pop nacionales (no los hay) pero sí lo hacen con el estilo de vida a que acceden en este patético y triunfal y desmedido apiñamiento, renuncian a esa suerte de conciencia de clase que son las ordenanzas visuales de su rencor social y aceptan una hegemonía consumerista que tan sólo les ha servido para racionalizar una represión más directa. Su expresión clandestina se hace pública sin que la revelación (exposición) de su lenguaje se insinúe siquiera como acto liberador, sino como una variante —injuriar es confirmar, “vete a la chingada” como aplauso con una sola mano— del metalenguaje de la asimilación.»
«¡Ay, Atenas era Atenas, ni más ni menos; y con serlo, acabó dando muerte a Sócrates! ¿Y sabeís por qué? He aquí: ni más ni menos, porque Sócrates inventó la crítica. Convidar a una amable compañía para reflexionar sobre la naturaleza de la crítica tal vez sea una falta de urbanismo y de tino, como convidarla a pasear por la nopalera. Se me hace tarde para pedir disculpas. Yo no quiero dar a nadie un mal rato.»
– Alfonso Reyes
http://video.google.com/videoplay?docid=6470673178974656085

“Amarillo By Morning”, por Spike Jonze

[F]or the individual discipline himself until his suffering no longer opens onto the precipitous road of grief, but instead onto the ascending path of revolt.
– Walter Benjamin

Žižek | What does it Mean to be a Revolutionary Today?

En los primeros Nocturnos [de Nostalgia de la muerte, 1938] aparecen objetos, seres y materias –estatuas, sombras, muros, espejos, mármol, humo, esquinas, escaleras, calles desiertas– que recuerdan no tanto a los poetas como a un pintor: Chirico. El nombre de Chirico nos lleva de nuevo al sueño y al surrealismo. En Chirico no hay automatismo pictórico sino una visión en la que se yuxtaponen, enfrentan y coexisten distintas realidades y distintos tiempos. Esa es la átmosfera que a veces evoca [Xavier] Villaurrutia en los Nocturnos. Una “voz perdida incendiando una calle”, una estatua que se levanta y grita sin gritar, un cielo que es un suelo que es un espejo que duplica no los cuerpos sino las palabras. Todo tiene, como en Chirico, una solidez casi mineral y, al mismo tiempo, la consistencia de los sueños. Cada poema es un dibujo de líneas precisas que evocan estados confusos y ambiguos.
– Octavio Paz, Xavier Villaurrutia: en persona y en obra, FCE, 1978.

Bruno Latour: Nature, Space and Society

«Al estallar y revelarse nacionalmente como una fuerza social distinta, una parte importante de la naquiza en [el festival de rock de] Avándaro y a partir de Avándaro logra fijar su propio contenido utópico: no se identifican con los ídolos pop nacionales (no los hay) pero sí lo hacen con el estilo de vida a que acceden en este patético y triunfal y desmedido apiñamiento, renuncian a esa suerte de conciencia de clase que son las ordenanzas visuales de su rencor social y aceptan una hegemonía consumerista que tan sólo les ha servido para racionalizar una represión más directa. Su expresión clandestina se hace pública sin que la revelación (exposición) de su lenguaje se insinúe siquiera como acto liberador, sino como una variante —injuriar es confirmar, “vete a la chingada” como aplauso con una sola mano— del metalenguaje de la asimilación.»
«¡Ay, Atenas era Atenas, ni más ni menos; y con serlo, acabó dando muerte a Sócrates! ¿Y sabeís por qué? He aquí: ni más ni menos, porque Sócrates inventó la crítica. Convidar a una amable compañía para reflexionar sobre la naturaleza de la crítica tal vez sea una falta de urbanismo y de tino, como convidarla a pasear por la nopalera. Se me hace tarde para pedir disculpas. Yo no quiero dar a nadie un mal rato.»
– Alfonso Reyes
"[F]or the individual discipline himself until his suffering no longer opens onto the precipitous road of grief, but instead onto the ascending path of revolt."
"En los primeros Nocturnos [de Nostalgia de la muerte, 1938] aparecen objetos, seres y materias –estatuas, sombras, muros, espejos, mármol, humo, esquinas, escaleras, calles desiertas– que recuerdan no tanto a los poetas como a un pintor: Chirico. El nombre de Chirico nos lleva de nuevo al sueño y al surrealismo. En Chirico no hay automatismo pictórico sino una visión en la que se yuxtaponen, enfrentan y coexisten distintas realidades y distintos tiempos. Esa es la átmosfera que a veces evoca [Xavier] Villaurrutia en los Nocturnos. Una “voz perdida incendiando una calle”, una estatua que se levanta y grita sin gritar, un cielo que es un suelo que es un espejo que duplica no los cuerpos sino las palabras. Todo tiene, como en Chirico, una solidez casi mineral y, al mismo tiempo, la consistencia de los sueños. Cada poema es un dibujo de líneas precisas que evocan estados confusos y ambiguos."
"«Al estallar y revelarse nacionalmente como una fuerza social distinta, una parte importante de la naquiza en [el festival de rock de] Avándaro y a partir de Avándaro logra fijar su propio contenido utópico: no se identifican con los ídolos pop nacionales (no los hay) pero sí lo hacen con el estilo de vida a que acceden en este patético y triunfal y desmedido apiñamiento, renuncian a esa suerte de conciencia de clase que son las ordenanzas visuales de su rencor social y aceptan una hegemonía consumerista que tan sólo les ha servido para racionalizar una represión más directa. Su expresión clandestina se hace pública sin que la revelación (exposición) de su lenguaje se insinúe siquiera como acto liberador, sino como una variante —injuriar es confirmar, “vete a la chingada” como aplauso con una sola mano— del metalenguaje de la asimilación.»"
"«¡Ay, Atenas era Atenas, ni más ni menos; y con serlo, acabó dando muerte a Sócrates! ¿Y sabeís por qué? He aquí: ni más ni menos, porque Sócrates inventó la crítica. Convidar a una amable compañía para reflexionar sobre la naturaleza de la crítica tal vez sea una falta de urbanismo y de tino, como convidarla a pasear por la nopalera. Se me hace tarde para pedir disculpas. Yo no quiero dar a nadie un mal rato.»"

About:

Creía yo.

Following: